Truman Capote 1924 – 1984

Su nombre de pila es Truman Streckfus Persons, nacido en Nueva
Orleans, EE UU, en 1924. Falleció en Los Ángeles, en 1984. Escritor precoz,
su primera obra la publicó a los veinticuatro años: Otras voces, otros ámbitos
(1948), obtuvo cierto éxito y generó importantes expectativas sobre su futuro.
Tras publicar varias novelas, entre ellas Un árbol de noche y El arpa
de hierba
(1951), de contenido simbólico, Capote se dedicó a trabajar
su estilo y consolidar su concepción novelística, resultado de lo cual
fue la publicación de Desayuno en Tyffany’s (1958), novela de estilo
ágil, llevada al cine en 1961 con el título Desayuno con diamantes.
Su interés por el periodismo y su intensa colaboración con la revista
New Yorker lo acercaron a la disciplina del reportaje de
investigación, lo que dio como fruto su célebre obra A sangre fría.

.

“Todo fracaso es condimento que da sabor al éxito.”

“Que una cosa sea verdad no significa que sea convincente, ni en la
vida, ni en el arte.”

“Es imposible que un hombre que goza de libertad imagine lo que
representa estar privado de ella.”

 

“La vida es una buena obra de teatro con un tercer acto mal escrito.”

.

Como buen periodista, Truman Capote, se dirige a Holcomb, un
pueblecito de Kansas donde sin razón aparente ha sido asesinada la
familia Clutter. Más impresionado por conocer los entresijos
familiares y sociales de la familia que por el crimen, Capote sigue
paso a paso la vida del pequeño pueblecito, esboza retratos de los que
serían víctimas de una muerte tan espantosa como insospechada,
acompaña a la policía en las pesquisas que condujeron al
descubrimiento y detención de Hickcock y Smith y, sobre todo, se
concentra en los dos criminales psicópatas hasta construir dos
personajes perfectamente perfilados, a los que el lector llegará a
conocer íntimamente.

Cuenta Vargas Llosa que Truman Capote era muy exigente consigo mismo:

“le parece que los escritores en general son recargados y que su
misma escritura se esta volviendo demasiado densa poniendo objeciones
A Sangre Fría. En ocasiones la lucidez y la inteligencia son un
rayo que mata. Y el suyo cae del infierno al darse cuenta de que”,
afirma Capote que , “escribir fue divertido hasta que averigüe la
diferencia entre escribir bien y mal; luego hice otro descubrimiento
mas alarmante todavía: la diferencia entre escribir bien y el arte
verdadero, es sutil pero brutal”. “Cuando Dios le entrega a uno un
don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para
auto-flagelarse”. Por todo ello vale la pena leer a Truman Capote.