William Shakespeare 1564-1623

.Nuestras voluntades y nuestros sinos corren tan contrarios, que nuestros planes pronto son derribados: Nuestros pensamientos son nuestros sus finales nada tienen de nuestros.

.

Sin duda alguna es la más famosa, glosada  y comentada de todas  las tragedias de la cultura occidental incluyendo en ellas  las obras de los trágicos griegos. Sus cuatro mil versos recrean el drama en el cual el príncipe heredero de la corte danesa, tras la muerte de su padre, ve el espectro de su progenitor que clama venganza contra  su viuda y su hermano, a los que acusa  de su asesinato. Hamlet, en lugar de actuar precipitadamente, trata de asegurarse de forma incontrovertible  acerca de los asesinos: finge estar loco, actúa como si lo estuviera, desquicia a Ofelia, la trastorna y causa su demencia y ulterior suicidio. Por último, para espiar a su madre y a su tío, monta una representación teatral en la corte en la que muere un rey en la misma forma en que le ha contado el espectro los sucesos de su óbito. Esta tragedia, plena de versos memorables, se ha convertido en el paradigma de la sensibilidad moderna, de la reafirmación de la personalidad humana.