Alejo Carpentier.- 1904-1980

Lo real maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad (el milagro), de una revelación privilegiada de la realidad, de una iluminación inhabitual o singularmente favorecedora de las inadvertidas riquezas de la realidad, de una ampliación de las escalas y categorías de la realidad, percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce de un modo de “estado límite”. Para empezar la sensación de maravilloso presupone una fe. »[…] pensaba, además, que esa presencia y vigencia de lo real maravilloso no era privilegio único de Haití, sino patrimonio de la América entera, donde todavía no se ha terminado de establecer, por ejemplo, un recuento de cosmogonías. Lo real maravilloso se encuentra a cada paso en las vidas de los hombres que inscribieron fechas en la historia del continente y dejaron apellidos aún llevados: desde los buscadores de la Fuente de la Eterna Juventud, de la áurea ciudad de Manoa, hasta ciertos rebeldes de la primera hora o ciertos héroes modernos de nuestras guerras de independencia de tan mitológica traza como la coronela Juana de Azurduy». «A mi regreso de Europa, ya en La Habana comencé a trabajar en El reino de este mundo. Un esbozo de su primer capítulo salió en La Gaceta de Cuba, que publicaba Nicolás Guillén en 1943. La obra la terminé en Venezuela». En algunos de mis libros, más particularmente en El reino de este mundo, he sufrido la influencia del surrealismo en mi visión del mundo poético y onírico de Haití. Sin embargo, siempre he tenido una conciencia muy clara de que tenía una obra por realizar en función de la América Latina, ese continente que me interesa y me concierne al máximo.

El Reino de este Mundo es una novela trascendental, acaso la mejor novela de Alejo Carpentier. Resulta de un viaje que realiza a Haití, en 1943, en el que visitó buena parte de los lugares donde transcurre la novela. Emma Susana Speratti-Piñero señala en su investigación sobre este texto que la novela es un increíble mosaico de datos históricos, mitológicos, religiosos, sociológicos y etiológicos recogidos por Carpentier en libros de viajeros, correspondencias, biografías, manuales, historiadores, refundidos organizadamente para dar una versión literaria de las luchas de independencia de Haití

Al enfrentarnos a la novela no podemos sospechar siquiera que los acontecimientos en ella narrados y sus personajes se correspondan con la realidad histórica. La novela es más mítica que real, nos acerca al mundo de lo fantástico- maravilloso como resultado de la visión de Alejo Carpentier sobre los hechos extraídos de la realidad. Poco más debo agregar después de lees las palabras de su Autor.